Salud y seguridad

Peligro en el aire

Por Mark Nicholson

Enero 2020

Cómo proteger al personal del almacén frente a la amenaza del polvo

El polvo de los centros de almacenaje resulta perjudicial para los empleados, la maquinaria y el negocio. Mark Nicholson aborda los peligros y las soluciones con la ayuda de un líder en la lucha contra el polvo.

«Normalmente, los almacenes son mucho más limpios que las fábricas. En estas últimas, a veces, el personal encargado de la limpieza debe enfrentarse a serios derrames o gruesas capas de material», afirma Anh-Tai Vuong, presidente de la empresa especializada en aspiración industrial DuroVac®. «No obstante, el polvo se acumula prácticamente en cualquier superficie, y en ningún caso debemos considerarlo inocuo».

¿De dónde procede el polvo y por qué es un problema?

El polvo, la arena y la gravilla, ya procedan de un entorno urbano o natural, penetran arrastrados por el viento mientras las puertas de los muelles de carga están abiertas. Los materiales que conforman los neumáticos y las pastillas de freno de las carretillas elevadoras se desgastan. La fricción y el agrietamiento de materiales sólidos como el hormigón liberan minerales como la mica, nociva para la salud. Los trabajos de corte, fresado y lijado durante la construcción y el mantenimiento del almacén generan polvos metálicos y minerales. Probablemente, la mayor parte del polvo de un almacén proceda del cartón de las cajas y de la madera de cajones y palés.

El movimiento de las carretillas elevadoras, las personas y los procesos lo suspenden después en el aire. Algunas empresas incluso trasladan el polvo de un lugar a otro al usar aire comprimido para eliminarlo de los equipos. Una práctica, según DuroVac, particularmente desaconsejable en aplicaciones donde exista polvo combustible.

La salud de sus empleados, el activo más importante, debería ser la principal preocupación al abordar los problemas del polvo, pero existen otras buenas razones para mantener limpio el almacén. Los productos o los embalajes sucios y contaminados causan mala impresión y corren el riesgo de ser rechazados. El polvo puede suponer un peligro de resbalones y patinazos para los vehículos y el personal. También daña la maquinaria del almacén, incluidas las carretillas elevadoras, al penetrar en sus piezas móviles y someterlas a abrasión. El problema se agrava con las carretillas diésel y de gas LP, en las que el polvo puede contaminar los motores, el aire que utilizan y el aceite diseñado para protegerlas. Un fabricante como Cat® Lift Trucks puede instalar un kit antipolvo a medida para proteger mejor las carretillas, pero ¿está usted protegiendo a sus empleados?

El coste del polvo en la vida y la salud de las personas

Anh-Tai Vuong resume los efectos más preocupantes del polvo en el organismo humano. «Las partículas de polvo de mayor tamaño tienden a quedar atrapadas en la nariz o en las mucosidades que protegen nuestras vías respiratorias, pero, a veces, las más finas logran escabullirse. Pueden entonces quedarse alojadas en los pulmones o incluso ser absorbidas por el torrente sanguíneo. Con frecuencia, una exposición prolongada contribuye a trastornos respiratorios como bronquitis, enfisema y otras formas de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), además de diversos tipos de cáncer».

La EPOC es una enfermedad debilitante que altera la vida de quienes la padecen y supone una de las mayores causas de muerte en el mundo. Resulta difícil calcular el número de afectados a nivel global, pero las estimaciones publicadas llegan a superar los 300 millones de personas, con muchos casos sin diagnosticar. Un empleado con esta dolencia tendrá dificultades para respirar y será menos productivo. Además, estará frecuentemente baja u hospitalizado cuando sus síntomas se vean agravados por cualquier resfriado o por la gripe. Por otro lado, efectos menos graves del polvo como la dermatitis, las reacciones alérgicas y las irritaciones oculares, nasales y de garganta también pueden ser causa de baja laboral.

Soluciones para el control del polvo

Sistemas de aspiración

En los edificios de mayor tamaño, DuroVac recomienda instalar un sistema de aspiración industrial centralizado. Tuberías y mangueras flexibles parten desde una única unidad de aspiración para llegar a todas las zonas y permitir, de ese modo, su uso simultáneo por varios empleados. Los sistemas más potentes pueden eliminar miles de kilos de polvo por hora, con diversos acoplamientos de manguera que permiten alcanzar cualquier tipo de superficie para limpiarla. Entre ellos se encuentran herramientas de limpieza para grietas, cepillos y tuberías con diferentes formas, tamaños y longitudes.

«Para espacios de almacén más pequeños, contamos con sistemas de aspiración industrial portátiles que, aún así, ofrecen una gran potencia de succión que permite eliminar grandes acumulaciones de polvo y recoger partículas más pesadas», agrega el presidente. «El mercado de sistemas de aspiración portátiles ofrece una amplia gama de opciones, pero la tasa de eliminación del polvo y su capacidad se reducen con el tamaño. Elija uno que resulte rentable para las dimensiones de su edificio, pero tenga en cuenta que una máquina más potente le ahorrará tiempo de limpieza y gastos de mano de obra. Asegúrese además de buscar equipos con potencia de aspiración continua, para que no pierdan eficacia a medida que la bolsa y el filtro se llenen».

Otra consideración vital es el tipo de material al que se enfrente. «Un sistema específicamente diseñado para eliminar partículas ultrafinas y polvo pesado, por ejemplo, es distinto de uno que deba enfrentarse, principalmente, a materiales ligeros o moderadamente densos. El tamaño de las partículas y su naturaleza también influyen sobre el filtro a elegir. Los filtros se clasifican en función de su eficacia de filtrado, que se expresa como el porcentaje de partículas de un tamaño específico que pueden atrapar. En muchos casos, basta con una eficiencia de filtración del 99 % hasta 1,0 micrómetros. Si se sabe que el polvo contiene toxinas, recomendamos usar un filtro de partículas aéreas de alta eficiencia (HEPA, por sus siglas en inglés), que elimina el 99,97 % de las partículas de hasta 0,3 micrómetros».

Dust_content_images_1.3

Sistema de aspiración industrial portátil.

Sistemas de limpieza del aire

Pueden emplearse sistemas de extracción y filtrado que aspiren el aire hacia unidades posicionadas arriba para luego hacerlo recircular una vez limpio. «Estos sistemas, que en nuestro sector se conocen como “recogedores de polvo”, deberían combinarse con sistemas de aspiración. Mientras que los aspiradores recogen periódicamente el polvo adherido a las superficies antes de que pueda agitarse y ser respirado, los limpiadores de aire capturan de forma constante la contaminación que ya se encuentra en el aire. También ayudan a reducir la concentración de sustancias que, de lo contrario, se acumularían en una zona específica».

Las tecnologías de filtración para los limpiadores de aire pueden seleccionarse de acuerdo con los tipos de polvo u otros contaminantes presentes. Un enfoque distinto para limpiar el aire es usar un sistema de ventilación en el que los extractores absorban el aire hacia conductos. El polvo se recoge entonces en bolsas o filtros en el otro extremo de estos, y el aire extraído se expulsa al exterior. Una variante de estos sistemas en procesos que generen polvo o humos es la ventilación local de extracción (LEV), donde unas campanas extractoras absorben la contaminación en el punto de origen.

Sistemas de nebulización

Los sistemas de nebulización emiten una fina neblina que se combina con las partículas de polvo y las vuelve lo bastante pesadas como para hacerlas caer al suelo. Ello se logra sin empapar de agua el almacén o sus existencias. A pesar de que el método resulta notablemente eficaz, especialmente en instalaciones con concentraciones elevadas de polvo en suspensión, DuroVac cree que no es una solución idónea para uso general. «Salvo en aquellos raros casos donde estemos hablando de polvos extremadamente combustibles, preferiríamos ver soluciones más respetuosas para el medioambiente, ya que la nebulización consume grandes cantidades de agua y energía».

Dust_content_images_1.2

Sistema central de aspiración fijo desde el que parten tuberías y mangueras hacia todas las zonas.

Particiones

Como parte de una estrategia global para el control del polvo, se puede recurrir a muros o cortinas divisoras para detener su expansión de un área a otra. Al encerrar así los materiales o procesos productores de polvo, la limpieza por aspiración puede realizarse de forma más localizada y eficiente. Existen numerosos proveedores de soluciones de particionamiento, ya sean temporales o permanentes. Anh-Tai Vuong destaca: «Las cortinas divisoras son especialmente versátiles, ya que basta con correrlas cuando se esté generando polvo o en caso de detectarse un caso de contaminación. Después, cuando ya no sean necesarias, pueden volver a descorrerse».

Dust_content_images_1.1

Una mayor potencia de aspiración implica una limpieza más eficaz.

Otras medidas

Añade además: «Cuando el mayor peligro sean las concentraciones de polvo peligrosas, le recomendamos instalar sensores de monitorización del aire que hagan sonar una alarma en caso de superarse los niveles seguros. En algunos lugares de trabajo, el polvo es inevitable incluso después de haber adoptado todas las medidas razonables para eliminarlo. Las empresas deben proporcionar a sus empleados los equipos de protección individual (EPI) necesarios y definir con claridad los peligros y los protocolos de seguridad de cada tipo de polvo posible».

Anh-Tai Vuong, presidente de DuroVac®

«DuroVac quiere contribuir a mejorar las condiciones de los empleados y de las empresas. Hoy día, algunos trabajadores siguen desempeñando su actividad en entornos con tanto polvo que apenas pueden ver o respirar. Nuestro objetivo es educar al mercado y crear una cultura donde todos los trabajadores se encuentren a gusto y seguros».

Dust_content_images_1.4

Anh-Tai Vuong, presidente de la empresa especializada en aspiración industrial DuroVac®

Dust_content_images_1.5

Con sede en Canadá, DuroVac diseña, fabrica y suministra sistemas de aspiración de alta potencia para diversas industrias, incluyendo minería, transformación de metales primarios, materiales de construcción, producción de alimentos para personas y animales, plásticos, materiales compuestos y sustancias químicas.

Desarrolla su actividad principalmente en Norteamérica y opera también en otros mercados importantes como México, América Latina, Oriente Próximo y Australia. Visite www.durovac.com o póngase en contacto con sales@durovac.com para más información.

Print