Manipulación de materiales

Explicamos los misterios de los distintos tipos de palets

Por Mark Nicholson

Abril 2014

¿Utiliza usted el palé adecuado?

Mientras vemos cómo se le presta mucha atención al caro y a veces muy sofisticado equipamiento para la manipulación de materiales, el almacenamiento y el transporte, la eficiencia y los beneficios de una cadena de suministros pueden verse comprometidos por algo tan simple como el uso del palé equivocado.

Mark Nicholson echa un vistazo a los aspectos involucrados en la cuestión, incluso a si el plástico debería reemplazar a la madera.

La calidad y estado de un palé afectará a su capacidad para soportar cargas. Si un palé se rompe, porque ya no puede soportar la presión, los resultados pueden ser desastrosos (especialmente si esto sucede a gran altura). Los daños a la mercancía, las estanterías y la maquinaría pueden ser extremadamente caros, y luego, por supuesto, está la posibilidad de causar lesiones graves a las personas.

Como con otras muchas inversiones, tiene sentido en términos económicos comprar productos de alta calidad que durarán más tiempo y mantendrán su resistencia, a largo plazo, la sustitución más frecuente de palés de inferior calidad costará más dinero.

Los palés deberían ser inspeccionados regularmente en busca de daños o signos de debilidad. La inspección debería identificar también piezas de madera sueltas o salientes que podrían engancharse en las estanterías creando más posibilidades de que la carga se derrame.

En un sistema automatizado de almacenaje, incluso un pequeño fallo en el palé puede ser suficiente para crear un atasco en la maquinaria. Esto debería tenerse en cuenta cuando diseñamos el sistema, y los parámetros de tolerancia deberían permitir variaciones razonables de la perfección de un palé recién estrenado.

Reinforced warehouse racking

Refuerzo de estanterías con tablones o barras de metal pueden ofrecer un añadido extra, pero los palés resistentes son la opción más segura. Fuente: Crepa.

“Los palés deberían ser inspeccionados regularmente en busca de daños o signos de debilidad. La inspección debería identificar también piezas de madera sueltas o salientes que podrían engancharse en las estanterías creando más posibilidades de que la carga se derrame.”

El especialista en carretillas elevadoras y equipamiento de almacenaje Crepa, que abastece de productos y servicios a una variedad de clientes y operaciones en los países del Benelux, basa sus cálculos de capacidad de almacenaje en estanterías en la asunción de que todos los palés serán de buena calidad. Además, recomienda diferentes soluciones de apoyo extra, incluyendo tablones de madera y crucetas de acero, que reducen el impacto de un palé débil.

Un buen modo de asegurar la calidad constante de tus palés es alquilarlos de un proveedor devpalés antes que comprarlos. La inspección, reparación y reemplazo de palés se convierte así en responsabilidad de la empresa proveedora. Si elige el servicio one way trip (un solo trayecto), la empresa proveedora se hará cargo, además, de la costosa tarea de localizar el palé y recogerlo.

“Un buen modo de asegurar la calidad constante de tus palés es alquilarlos de un proveedor de palés antes que comprarlos.”

EU_Pallet_content_images_750x400_1

Jane Gorick, directora ejecutiva de LPR (La Palette Rouge), fotografiada con los característicos palés de su compañía. Fuente: LPR.

Madera frente a plástico

Algo que usted todavía tiene que decidir, incluso si opta por el alquiler, es qué clase de palé quiere usar. Una reciente regulación europea sobre la madera, que busca prevenir la venta de madera talada ilegalmente, ha hecho que muchas compañías empiecen a valorar cambiarse al plástico.

Los usuarios están en la obligación de saber —y probar— el origen de sus palés de madera y de la madera con que están hechos. Inevitablemente esto llevará a mucha gente a ver en el plástico un modo de evitar todo ese papeleo y las posibles multas. Hay otros muchos argumentos a favor y en contra de los palés de plástico, que vamos a desarrollar a continuación.

LPR —La Palette Rouge— es el segundo operador más grande de Europa. Con clientes por todo el Benelux, Francia, Alemania, Italia, Portugal, Escandinavia, España y el Reino Unido. LPR puede proveer soluciones de plástico donde sea necesaria pero cree que los palés de madera todavía son la mejor opción en muchos casos.

La directora ejecutiva de LPR en el Reino Unido, Jane Gorick explica: “La madera sigue siendo la primera opción del sector FMCG (Fast-Moving Consumer Goods; bienes de consumo de movimiento rápido) debido al coste, la facilidad de reparación y la sostenibilidad, sobrepasando ampliamente el 90% del mercado inglés de palés”.

Higiene

Parece obvio que el palé de plástico será más fácil de lavar y desinfectar para garantizar al ausencia de polvo, suciedad y cualquier organismo vivo. Jane Gorick responde: “Si bien tanto los palés de madera como los de plástico ofrecen beneficios en diferentes situaciones, hay una serie de ideas equivocadas sobre la higiene y la calidad de las que se habla incorrectamente como hechos y que es necesario cuestionar. Por ejemplo, se ha dicho que los palés de plástico son más apropiados para transportar alimentos pues el material es más higiénico. Esto no sólo es falso, pues los alimentos nunca se colocan sobre palés sin algún tipo de embalaje protector: independientemente del material, un palé estará tan limpio como su entorno”.

Y añade: “De hecho, LPR trabaja exclusivamente en el sector alimentario y de FMCG. Lo que significa que nuestros palés no se pueden contaminar con productos como compost o petróleo. En realidad, todos los palés tienen que tratarse para prevenir los hongos de tinción azul y, como medida mínima, pedimos que nuestros palés de madera tengan un tratamiento de calor. Cuando esto no es posible, los fabricantes pueden usar Sinesto B, un conservante apto para uso alimentario tan seguro que literalmente ¡podrías cenar sobre el palé tratado!.

Calidad y resistencia

En términos de resistencia y calidad, una de las principales virtudes a favor de los palés de plástico es que sus dimensiones y su capacidad de carga permanecen totalmente iguales con el paso del tiempo. Además, no tienen clavos, ni cantos afilados, ni astillas que pudieran dañar manos o mercancías.

La directora ejecutiva de LPR argumenta que con los controles de calidad adecuados un palé de madera puede cumplir con todos los requerimientos: “Un palé LPR cubrirá, de media, 28800km durante su vida útil. Para ello, el palé debe ser de la suficiente calidad como para lidiar con una variedad de sistemas de automatización y procesos, así como con un amplio rango de sistemas de almacenaje vertical. De hecho, el simple volumen de tanto el almacenamiento manual y automatizado así como de medios de transporte significa que es increíblemente importante que los palés que se utilicen cumplan unos estrictos requerimientos de calidad”.

“En términos de resistencia y calidad, una de las principales virtudes a favor de los palés de plástico es que sus dimensiones y su capacidad de carga permanecen totalmente iguales con el paso del tiempo.”

Jane Gorick también señala al hecho de que los palés de plástico dañados presentan sus propias dificultades : “un mantenimiento regular y la reparación es mucho más fácil para los productos de madera que para los productos de plástico, y las astillas así como los cantos afilados que puedan aparecer por daños en los palés de plástico son potencialmente más peligrosos que los de los palés de madera”.

Sin embargo, hay ventajas para los palés de plástico que pueden desviar su elección en circunstancias particulares. El hecho de que sean impermeables a la humedad, los ácidos débiles y las sustancias alcalinas puede ser una de ellas.

La plasticidad de su diseño es otra, pues significa que pueden producirse infinidad de diseños de palé para acomodar necesidades específicas. Esto incluye, por ejemplo, diseños de bajo peso para minimizar los costes de la carga aérea, o diseños apilables que reducen el espacio en los tiempos de tránsito y almacenaje de palés vacíos.

Asuntos medioambientales

En su favor, los palés de plástico han probado una vida útil de diez años antes de que sea necesario reciclarlos, lo cual multiplica por diez la vida de un palé de madera. Pueden fabricarse de plástico reciclado y cuando su vida útil ha acabado pueden ser triturados y utilizados para producir otros productos plásticos.

Para Jane Gorick de LPR, sin embargo, la madera es la opción más respetuosa con el medioambiente: “A diferencia del palé de plástico, que ha sido fabricado utilizando diferentes ingredientes derivados del petróleo como parte de un proceso de alto consumo energético, los palés de madera provienen de recursos naturales. El proceso que se requiere para convertir madera virgen en tablones para palé es mínimo. Además, los palés de madera pueden fabricarse con materia prima procedente de bosques de explotación sostenible”.

LPR también señala que reciclar palés de plástico también consume grandes cantidades de energía y dinero, mientras que reutilizar y reciclar la madera es fácil y barato. Hace mucho tiempo existía la preocupación de que los químicos abrasivos que se utilizaban para tratar la madera podrían inutilizar la madera para su posterior reciclaje, pero los tratamientos por calor de hoy en día y los conservantes modernos han superado esas barreras.

Print

Comentarios

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Are you human? *